https://www.youtube.com/watch?v=bsE1sBO-rIA

con
Rubi

Rubi, del producto a la experiencia

RUBI nació en 1951 con la patente de la primera máquina cortadora de cerámica. Ahora es una marca especializada en herramientas y maquinaria para el corte e instalación de cerámica. La calidad de sus productos y su excelente servicio al cliente la posicionan como un referente en el mercado. Además, sus acciones de formación para el profesional y su extensa red de demostradores, hacen que la compañía construya una relación cada día más sólida con el profesional de la cerámica.

RUBI, absorto en un proceso de transformación empresarial, acudió a Columna con el reto de evolucionar su marca para adaptar tanto su posicionamiento como su diseño a las nuevas necesidades y oportunidades que se le brindaban a la compañía.

Preparando la marca para seguir construyendo el futuro

El primer paso en este proceso fue definir una estrategia de marca y posicionamiento construida a partir de la estrategia de negocio marcada por el cliente. En este contexto, la innovación, la profesionalización, la individualización de la oferta y sobre todo, la experiencia 360º se convertían en la base de la estrategia de marca.

Además, se definió el nuevo propósito de la compañía: Better professionals, better places. Donde la compañía se comprometía a ayudar a los profesionales a ser mejores cada día, para juntos, construir un lugar mejor donde vivir para todos.

Paralelamente, se simplificó su arquitectura de marcas a través de la implementación de una arquitectura monolítica bajo la marca RUBI, que potenciaba al máximo la marca de producto.

The Rubi Experience

Además, se reorganizó la segmentación de productos, dividiendo las más de 1.000 referencias de la compañía en 5 grandes familias según su momento de uso: Preparación, Corte, Instalación, Rejuntado y Limpieza. Con ello, se conseguía aportar claridad al cliente, y facilitarle  una “Experiencia RUBI” mejor.

Alineados a este mismo objetivo, se creó un estilo fotográfico que pusiera a los profesionales en el centro, y se desarrolló una sesión de fotos donde los trabajadores pasaran a ocupar el primer plano junto a las herramientas de la marca.

De la misma forma y defendiendo la igualdad en la construcción, se incorporaron modelos de distintos géneros y razas.

Por último, se jerarquizó el portfolio en tres niveles de prestación: Pro, Superpro y Premium.

Nuestro mayor activo, nuestro logotipo

Apoyándose en la identidad original de la marca RUBI, pero con un enfoque más moderno y relevante, se creó un nuevo universo visual alineado con el concepto de marca que tenía un objetivo principal: capitalizar el color corporativo y poner en valor el Key Visual más relevante de la marca, el rombo de su logotipo.

Este elemento fue crucial en los dos puntos más relevantes del proyecto: El diseño de packaging y la estrategia de PLV; que nos permitirían liderar el lineal con una mejor visibilidad, notoriedad y claridad para el cliente.

El packaging

Un nuevo sistema estructural de packaging, con los niveles de información simplificados, ponen el foco sobre el logotipo de la marca, siempre capitalizando arriba a la izquierda y la fotografía del producto, apoyada por el key visual de la marca: el rombo. La didáctica se consigue a través de un sistema iconográfico muy detallado, ya que los diseños de packaging deben funcionar en los más de 120 países donde la compañía tiene presencia.

Además, una leyenda en la parte inferior derecha, indica la fase de la “RUBI Experience” a la cual pertenece el producto. La región derecha de cada uno de los diseños indicará el nivel de prestaciones al cual pertenece el producto.

El punto de venta

La estrategia de PLV, tiene como objetivo mejorar la visibilidad de la marca en el punto de venta, capitalizando el color rojo, introduciendo aristas de 45º y generando una mejor visibilidad del producto dependiendo de las necesidades de cada una de las familias.

El diseño industrial aporta una nueva dimensión a la marca, ofreciendo una infinidad de posibilidades volumétricas que se irán incorporando en los diferentes puntos de contactos con el consumidor.
El resultado: un Brand block de una gran potencia solo al alcance de una marca líder, con una gran voluntad didáctica que facilitará la interacción con los profesionales de la cerámica.

El trabajo bien hecho no tiene límites

Y esto es solo el principio. Junto con RUBI tenemos el gran reto de seguir haciendo crecer la Experiencia RUBI, día a día; potenciando el ADN pionero de la marca, promoviendo la sostenibilidad en cada uno de los pasos del proceso, impregnando la marca en todos y cada uno de los puntos de contacto, pero sobre todo: construyendo el futuro juntos.